Con el sueño de tener semillas de papa propias, sin depender de las importadas que generalmente venían con problemas como plagas y enfermedades, un grupo de mujeres y hombres del municipio Rangel en el estado Mérida, se organizaron hace 20 años, por el rescate de las semillas de papa, expectativas superadas hoy, cuentan con laboratorio propio, de alta tecnología, para la generación de plántulas de semillas.

Agrupados en la Asociación de Productores Integrales del Páramo (Proinpa), comenzaron a aplicar ciencia y tecnología, logrando bajo impacto ambiental, calidad, sanidad y seguridad en los productos obtenidos.

 

Con Rafael Romero al frente de la organización y el apoyo del Gobierno Bolivariano, a través del Ministerio del Poder Popular para Ciencia y Tecnología y la Fundación para el Desarrollo de la Ciencia y la Tecnología en el estado Mérida, se han convertido en punto de referencia nacional y apoyo para campesinos de los estados Miranda, Carabobo, Yaracuy, Lara y Trujillo.

El trabajo de investigación y aplicación de conocimientos lo han desarrollado en parcelas, invernaderos y laboratorios. Mantener su trabajo y expandirlo en el área de la agroecología y la soberanía alimentaria sigue siendo el norte de quienes dan vida a Proinpa.

En su vigésimo aniversario, Proinpa, a través de las redes sociales expresó satisfacción y agradecimiento: “Hoy Cumplimos nuestros primeros 20 Años, somos un constructo; mancera y surco, hoz y espiga, semilla y tubérculo, ciencia y arte, pensamiento y acción, Esperanza y certezas, Naturaleza y gente... Agradecemos a todos los que han ayudado a construir el sueño”.

Fundacite Mérida felicita a todos los integrantes de Proinpa por su esfuerzo indetenible, aportando cada día mas a la producción agroalimentaria, y reitera el respaldo institucional que ha mantenido a lo largo del camino recorrido por esa organización, modelo para los productores de todo el país. (Prensa Fundacite/ Milagros Torres Q). 23-09-2019.

Unidad Territorial del MPPEUCT - FUNDACITE Mérida
Adelanta planes y proyectos en los que las comunidades son partícipes y principales protagonistas y beneficiarias del hecho científico y tecnológico, al tiempo que hace esfuerzos por favorecer la apropiación social de la ciencia y la tecnología e incentivar los procesos de investigación y excelencia en la producción del conocimiento.